El Presidente de Tanzania ha muerto, dos semanas después de que The Guardian publicara un artículo patrocinado por Gates que pedía que se hiciera algo con Él.

https://ejercitoremanente.files.wordpress.com/2021/03/img_20210318_072733_5538042667458349737583.jpg

Otro crimen de Bill Gates

“Magufuli está alimentando a los anti-vacunas mientras la pandemia y sus nuevas variantes continúan desarrollándose. Necesita ser desafiado abierta y directamente. Mirar con indiferencia expone a millones de personas en Tanzania y en toda la región de los grandes lagos de África, así como a comunidades de todo el mundo, a este virus mortal y devastador.”

Tanzania ha confirmado este miércoles la muerte del presidente John Magufuli, que no había sido visto en público durante más de dos semanas. El anuncio lo hizo a través de la televisión estatal la vicepresidenta del país africano, Samia Suluhu Hassan.

El mandatario, de 61 años, ha muerto la tarde de este miércoles de una afección cardíaca en el hospital de Mzena en la ciudad de Dar es-Salam, en la costa este del continente africano.

Magufuli, que en 2015 se convirtió en el quinto presidente de la república, era conocido por su escepticismo hacia la pandemia. Desde el pasado 27 de febrero no había sido visto en público, lo que desató rumores sobre su supuesta infección con covid-19. Sin embargo, las autoridades del país han negado esta información.

Tanzania guardará 14 días de luto por el fallecimiento de Magufulli.

El mes pasado, The Guardian, siempre la punta de lanza cuando se trata de un cambio de régimen “progresivo” publicó un artículo titulado :

Es hora de que África controle al presidente anti-vacunas de Tanzania

El artículo no menciona que las cabras, la papaya y el aceite de motor den positivo por el coronavirus, pero sí pregunta, de una manera periodística y muy imparcial:

¿Qué le pasa al presidente John Magufuli? Mucha gente dentro y fuera de Tanzania se está haciendo esta pregunta “.

Antes de continuar para concluir:

Magufuli está alimentando a que África controle al presidente anti-vacunas de Tanzania

Magufuli está alimentando a los anti-vacunas mientras la pandemia y sus nuevas variantes continúan desarrollándose. Necesita ser desafiado abierta y directamente. Mirar con indiferencia expone a millones de personas en Tanzania y en toda la región de los grandes lagos de África, así como a comunidades de todo el mundo, a este virus mortal y devastador.

El autor no dice exactamente cómo Magufuli debería ser “desafiado abierta y directamente” , pero para eso no son estos artículos. Existen simplemente para pintar al sujeto como un villano y crear un clima en el que “hay que hacer algo”. Lo que ese “algo” es – y, de hecho, si es legal o no – no es asunto del público lector.

Ah, por cierto, el artículo es parte de la sección “Desarrollo global” de The Guardian, patrocinada por la Fundación Bill y Melinda Gates . Solo para que sepas.

Entonces, dos semanas después de que The Guardian publicara un artículo patrocinado por Gates que pedía que se hiciera algo sobre el católico presidente Magufuli, desapareció, supuestamente debido a Covid. Es curioso cómo funciona eso.

Para añadir algo de contexto, John Magufuli ha sido uno de los jefes de Estado africanos que han negado la existencia de “Covid”.

Como Doctor en Química sabía la farsa del Covid-19. ¿Qué hizo? 

“Magufuli está alimentando a los anti-vacunas mientras la pandemia y sus nuevas variantes continúan desarrollándose. Necesita ser desafiado abierta y directamente. Mirar con indiferencia expone a millones de personas en Tanzania y en toda la región de los grandes lagos de África, así como a comunidades de todo el mundo, a este virus mortal y devastador.”

Tanzania ha confirmado este miércoles la muerte del presidente John Magufuli, que no había sido visto en público durante más de dos semanas. El anuncio lo hizo a través de la televisión estatal la vicepresidenta del país africano, Samia Suluhu Hassan.

El mandatario, de 61 años, ha muerto la tarde de este miércoles de una afección cardíaca en el hospital de Mzena en la ciudad de Dar es-Salam, en la costa este del continente africano.

Magufuli, que en 2015 se convirtió en el quinto presidente de la república, era conocido por su escepticismo hacia la pandemia. Desde el pasado 27 de febrero no había sido visto en público, lo que desató rumores sobre su supuesta infección con covid-19. Sin embargo, las autoridades del país han negado esta información.

Tanzania guardará 14 días de luto por el fallecimiento de Magufulli.

El mes pasado, The Guardian, siempre la punta de lanza cuando se trata de un cambio de régimen “progresivo” publicó un artículo titulado :

Es hora de que África controle al presidente anti-vacunas de Tanzania

El artículo no menciona que las cabras, la papaya y el aceite de motor den positivo por el coronavirus, pero sí pregunta, de una manera periodística y muy imparcial:

¿Qué le pasa al presidente John Magufuli? Mucha gente dentro y fuera de Tanzania se está haciendo esta pregunta “.

Antes de continuar para concluir:

Magufuli está alimentando a que África controle al presidente anti-vacunas de Tanzania

Magufuli está alimentando a los anti-vacunas mientras la pandemia y sus nuevas variantes continúan desarrollándose. Necesita ser desafiado abierta y directamente. Mirar con indiferencia expone a millones de personas en Tanzania y en toda la región de los grandes lagos de África, así como a comunidades de todo el mundo, a este virus mortal y devastador.

El autor no dice exactamente cómo Magufuli debería ser “desafiado abierta y directamente” , pero para eso no son estos artículos. Existen simplemente para pintar al sujeto como un villano y crear un clima en el que “hay que hacer algo”. Lo que ese “algo” es – y, de hecho, si es legal o no – no es asunto del público lector.

Ah, por cierto, el artículo es parte de la sección “Desarrollo global” de The Guardian, patrocinada por la Fundación Bill y Melinda Gates . Solo para que sepas.

Entonces, dos semanas después de que The Guardian publicara un artículo patrocinado por Gates que pedía que se hiciera algo sobre el católico presidente Magufuli, desapareció, supuestamente debido a Covid. Es curioso cómo funciona eso.

Para añadir algo de contexto, John Magufuli ha sido uno de los jefes de Estado africanos que han negado la existencia de “Covid”.

Como Doctor en Química sabía la farsa del Covid-19. ¿Qué hizo? 

https://i.ytimg.com/vi/rGaJE42ENsg/hqdefault.jpg

Pidió a su oficina de someter a tests cinco muestras sin etiquetar para su análisis  -de cabra, aceite de motor, papaya, codorniz y jaca- y cuando cuatro de ellas dieron positivo y una “no concluyente”, prohibió los tests  de análisis y pidió que se investigara su origen y fabricación.

John Magufuli, es un Católico. Doctor en Química y Matemáticas, y Docente. Ocupó distintos Ministerios antes de llegar a la Presidencia, entre ellos el de Salud Pública. Al llegar a la Presidencia se dedicó a combatir la corrupción y la mentira.

En el pasado, también ha cuestionado la seguridad y eficacia de las llamadas “vacunas contra el covid” y no ha permitido su uso en Tanzania.

En la prensa occidental, Magufuli ha sido retratado como “anti-ciencia” y “populista”, pero no es justo sugerir que la salud de la población tanzana sea una prioridad baja para el presidente. De hecho, es lo contrario.

Tras ganar sus primeras elecciones en 2015, recortó drásticamente  los sueldos del gobierno (incluido el suyo propio) para aumentar la financiación de los hospitales y la compra de medicamentos contra el sida. En 2015, canceló las celebraciones del Día de la Independencia y utilizó el dinero para lanzar una campaña contra el cólera. La salud ha sido una de las principales prioridades de su administración, y la esperanza de vida de los tanzanos ha aumentado cada año desde que asumió el poder.

La campaña anti-Magufuli ha cobrado impulso durante el nuevo año, con Mike Pompeo, que ha dictado   sanciones contra responsables del gobierno tanzano en uno de sus últimos actos como Secretario de Estado. Las sanciones se debieron supuestamente a “irregularidades electorales”, pero la realidad evidente es que se deben a la negativa de Tanzania a seguir la línea de Covid

Si hemos visto la repentina muerte del Presidente de Tanzania, no ha sido el primer jefe de Estado africano a sufrir ese destino en la era de Covid.

El verano pasado, Pierre Nkurunziza, el presidente de Burundi, se negó a seguirle el juego a Covid e instruyó a la delegación de la OMS para que abandonara su país… antes de morir repentinamente de un “infarto” o “sospecha de Covid19”. Su sucesor inmediatamente revirtió todas y cada una de sus políticas de Covid, incluida la invitación a la OMS de regreso al país.

Tanzania es predominantemente cristiana (61%). Los musulmanes representan el 35,2% de la población. 

Magufuli así mismo peleó contra la Iglesia Profunda, aquella que sigue las directrices de Bergoglio.

Magufuli no puso cuarentena en su país. ¿Quiénes se le opusieron y pusieron el grito en el cielo cuando hizo esto? Los Obispos bergoglianos que habían recibido de Bergoglio la orden de cerrar la iglesias para que no se contagiaran los laicos.


Entonces llamó a su pueblo a hacer tres días de Oración y Penitencia para pedir a Dios que exterminara el Coronavirus de su país, y mandó a los Obispos abrir las Iglesias dándoles una Cátedra de Verdadera Fe al decirles que las hostias consagradas son ni más ni menos que Jesús verdadera, real y sustancialmente presente en ellas, y que Jesús ni tiene Coronavirus, ni contagia el Coronavirus, sino que Jesús CURA el Coronavirus y todas las enfermedades del cuerpo y del alma. Y el virus desapareció de Tanzania.

El 7 de junio de 2020 el presidente de Tanzania anunciaba a sus compatriotas  en Dodoma, la capital política de Tanzania, durante un servicio de culto que el Covid-19 “ha sido eliminado gracias a Dios”. “Quiero agradecérselo a los tanzanos. Hemos rezado y ayunado para que Dios nos salvara de la pandemia que ha golpeado a nuestro país y al mundo. Pero Dios nos ha respondido”. Y añadió: “Creo, y estoy seguro de que muchos tanzanos creen, que la enfermedad… ha sido eliminada por Dios”.

Descanse en Paz este mártir de Cristo, Camino, Verdad y Vida.

9 comentarios sobre “El Presidente de Tanzania ha muerto, dos semanas después de que The Guardian publicara un artículo patrocinado por Gates que pedía que se hiciera algo con Él.

  1. El Estado-Nación De Gates

    Además, Stuckelberger descubrió que, en 2017, Gates solicitó ser parte de la junta ejecutiva de la OMS, como un estado miembro, aparentemente porque les da mucho dinero. De hecho, su financiación supera la de muchos estados miembros individuales.

    Como dice Stuckelberger, esto es realmente increíble: la idea de que un solo hombre tenga el mismo poder e influencia sobre la OMS que el de toda una nación. Es una toma de poder descarada, por decir lo menos.

    Si bien no hay evidencia de que a Gates se le haya otorgado oficialmente el estatus de estado miembro, uno se pregunta si no lo tiene extraoficialmente.

    Una cosa que despierta las sospechas de Stuckelberger es el hecho de que Swissmedic, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Suiza, ha firmado un acuerdo de contrato a tres bandas con Gates y la OMS. “Esto es anormal”, dice ella.

    Esencialmente, en resumen, parece que cuando no fue votado como un estado nación unipersonal, Gates creó contratos tripartitos con los estados miembros y la OMS, esencialmente colocándolo a la par de la OMS.

    Como se mencionó anteriormente, lo que diga el director general de la OMS, vale. Efectivamente, han convertido la seguridad sanitaria mundial en una dictadura.

    La pregunta es, ¿es Gates el verdadero poder detrás de la cortina? ¿Le dice al director general qué hacer?

    Cuando se mira hacia atrás al año pasado, parece que Gates a menudo ha sido el primero en anunciar lo que el mundo debe hacer para abordar la pandemia, y luego la OMS sale con un mensaje idéntico, que luego es repetido por los líderes mundiales, más o menos textualmente.

    Como señaló Fuellmich, está quedando claro que muchas asociaciones público-privadas han sido secuestradas por el lado privado, y son inmunes a la responsabilidad. “Esto tiene que terminar”, dice.

    También se requiere una revisión completa y una reforma de las Naciones Unidas, que estableció la OMS, ya que la ONU no ha hecho nada para prevenir o controlar las actividades no democráticas e ilegales. Como señaló Fuellmich, probablemente debamos reconsiderar si los necesitamos.

    Le gusta a 5 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s